El ghee, una joya ayurvédica

El ghee, también conocido como mantequilla clarificada, es la sustancia más usada en cuanto a la preparación de los medicamentos ayurvédicos y se considera la más óptima para la preparación al Panchakarma, la purificación del organismo. El gee equilibra Vata dosha por sus propiedades untuosas, mientras también pacifica Pitta siendo frío y dulce. El ghee potencia los efectos de las hierbas y medicamentos naturales, fortaleciendo el cuerpo en caso de debilidad. Se puede usar de muchas maneras pero la más común es en la cocina. Los platos preparados con ghee gozan de un alto nivel nutritivo dando soporte a todos los doshas.

Los beneficios del ghee

El ghee es fantástico para masajes y la purificación.

El ayurveda es muy famoso por su uso de sustancias oleosas en sus tratamientos. Si alguna vez has recibido un masaje ayurvédico abhyanga sabes de qué hablo. El masaje de la parte externa del cuerpo con ghee o aceite caliente equilibra Vata dosha, reduciendo sus propiedades de sequedad y aspereza. Este masaje es muy efectivo en problemas con las articulaciones, la ansiedad, el insomnio e incluso la parálisis. El ghee sin embargo se usa más a nivel interno.

Hay pacientes que en su programa de Panchakarma ingieren ghee medicado con hierbas por las mañanas para preparar al cuerpo para el tratamiento. A la vez los pacientes reciben masajes con aceite caliente para eliminar las toxinas de los tejidos corporales, para luego someterlos a una terapia de vapor (swedana) para que todas las sustancias químicas vienen a la superficie. Después de unos días, según el caso y el paciente, las toxinas están listas para ser eliminadas a través de enemas, purgas y nasya (tratamiento de las vías desde las fosas nasales) para nutrir el cuerpo. Es aquí cuando tenemos el diagnóstico sin ama (toxinas) y se puede tratar y sanar al paciente. La ingesta de ghee hace que el cuerpo arrastre todos los químicos de las células y tejidos al tracto gastrointestinal para ser eliminados. Y esto es fundamental ya que vivimos en un mundo donde los alimentos, el agua y hasta el aire que respiramos están contaminados.

El ghee tonifica el cerebro y la mente

Yo misma he sufrido de ansiedad y confirmo que tu estado mental mejorarán usando el ghee y brahmi (bacopa monnieri, una planta usada mucho en la India para fomentar la concentración, la atención y la memoria en niños, estudiantes y personas mayores). El ghee se usa en tratamientos de ansiedad, depresión, demencia, epilepsia y otras enfermedades mentales y del sistema nervioso. Cuando el ghee se aplica por las fosas nasales viaja directamente al cerebro. El ghee incluso se vuelve más poderoso cuando se mezcla con el jugo de caca de vaca, la orina de vaca (sí, ¡lo digo en serio!), las hierbas, el yoghurt y la leche, según el caso.

El ghee ayuda a curar heridas

Pues eso, igual que la miel y la cera de abeja, el ghee ayuda a cicatrizar.

El ghee mejora la vista

Si aplicas una gotita de ghee caliente en cada ojo antes de acostarte puedes mejorar tu vista con el tiempo. Se usa el ghee medicado con hierbas de forma muy habitual en enfermedades oftalmológicas como la glaucoma.

Entonces, ¿cómo hago ghee en casa?

Aunque se venda el ghee cada vez en más tiendas, puede resultar costoso. Por eso te recomiendo hacerlo en casa. Aquí abajo encuentras las instrucciones.

Necesitas…

  • 500gr de mantequilla orgánica sin sal
  • una olla
  • una tela de quesos, un colador o un filtro de café
  • una cuchara
  • un bote de vidrio con tapa

Instrucciones:

  1. Corta la mantequilla en trozos grandes y mételos en la olla.
  2. Comienza a calentar la olla sobre un fuego medio hasta que la mantequilla se vuelva líquida; nunca pongas el fuego al máximo ya que no quieres quemar la mantequilla.
  3. Remueve la mantequilla sin tocar el fondo de la olla. Verás que empieza a subir una espuma blanca. Quita la olla del fuego y elimina el máximo de esta espuma, ya que contiene la parte de la leche. Hazlo con paciencia, podrías tardar 10-15 minutos o más, dependiendo del tipo de mantequilla que uses.
  4. Pon la olla encima del fuego (calor medio) de nuevo. Ahora verás que la mantequilla es más transparente, esto es el ghee. Cuando veas el fondo de la olla donde habrá partículas sólidas de color marrrón y blanco puedes retirar la olla del fuego.
  5. Vierte la mantequilla en tu bote de vidrio, filtrándola con tu colador, tela de queso o filtro de café.
  6. Cierra el bote y deja que el ghee se enfríe.
  7. Guarda tu ghee en un armario y nunca en la nevera, si no se convertirá en grasa saturada. Puedes guardar el ghee aproximadamente 6 meses: siempre recuerda usar una cuchara limpia y seca cuando vayas a consumirlo y cierra el bote firmemente después de cada uso.
No Comments

Post A Comment