Conceptos de ayurveda: tu fuego digestivo

En el ayurveda, cuando evaluamos el estado de salud de una persona, una de las primeras cosas que hacemos es mirar cómo está su fuego digestivo. El agni representa el elemento fuego y conlleva todo aquello que esté relacionado con la transformación. Las funciones principales del agni son la digestión, la absorción y la transformación de los alimentos y sensaciones en energía, pues todo lo que ingerimos es para obtener energía. Si el agni de una persona es fuerte y cálido, goza de buena salud y fuerza mental y física. Por el otro lado, cuando agni está fuera de equilibrio lo contrario sucede. El agni es energía y se manifiesta como la temperatura corporal, las enzimas digestivas, aminoácidos y todas las actividades metabólicas.

Por ejemplo, el mal aliento u olores corporales fuertes indican que hay problemas de agni. Por más que usemos perfumes, el cuerpo tiene su olor natural regido por el fuego digestivo ya que agni mantiene el equilibrio natural entre los doshas Vata, Pitta, y Kapha. Habrás notado que cuando estás enfermo sufres de mal aliento, una lengua blanca y sudores con olor fuerte.

El concepto de la digestión según el punto de vista ayurvédico es similar a la preparación de las comidas. Necesitas un horno o fogones, una olla, aceite, aire, alimentos y un organizador. El horno o el fogón sería el intestino delgado y el fuego sería jāthara agni, traducido como el rey de los agnis, es decir, el agni principal de los 13 existentes. El estómago es nuestra olla y el aceite sería la comida que digerimos el día anterior para dar energía a las paredes intestinales que descargan las enzimas digestivas. Son estas mismas enzimas que fomentan y regulan el fuego del agni. El aire es la energía eléctrica necesaria para conducir el calor, mientras el agua consiste en las secreciones mucosas del estómago. Y, por último, debe haber una persona que supervisa todo este proceso, también representada por prāna, la energía vital que hace posibles todas actividades de principio a fin.

Todos los alimentos contienen prāna en menor o mayor grado y el cuerpo sólo puede asimilarlo a través de la digestión. La comida ha de ser transformada en sustancias que nutren los tejidos mediante la absorción. Esto sólo se puede hacer, en gran parte, mediante la cocción. Si comes arroz crudo, el prāna no está activo y nuestro sistema no podrá digerirlo. Una vaca puede digerir arroz crudo porque tiene un agni muy potente. Nosotros no tenemos un agni de tal nivel. Después hay algunos alimentos como la lechuga, el perejil y los brotes que tienen el prāna ya preparado para ser digeridos por el cuerpo, así que los podemos comer crudos. Pero los granos, las legumbres y la mayor parte de las verduras necesitan ser cocinados para que el prāna esté a disposición del cuerpo. Hay una multitud de enzimas responsables para esta transformación y el ayurveda usa el término agni para describir estas enzimas y procesos metabólicos. Sin el agni sería imposible digerir los alimentos y las emociones, por lo que tendría lugar una acumulación de toxinas en el cuerpo ya que estas no son eliminadas, algo que a largo plazo llevaría a la enfermedad.

Un agni equilibrado proporciona una digestión óptima, es decir, no demasiado lenta, ni demasiado rápida. Esperamos lo siguiente cuando tenemos un agni equilibrado:

  • sensación de ligereza
  • energía física y mental
  • correcta formación de nuestros tejidos corporales
  • complexión lúcida
  • evacuación diaria a la misma hora
  • sueño regenerador y facilidad para despertarnos
  • apetito regular y sabor neutral en la boca
  • buena circulación y tono de la piel
  • olor corporal y aliento agradables

 

Un agni fuera de la normalidad puede llevar a una mala circulación, pereza, gases intestinales, hinchazón abdominal, estreñimiento, cansancio, poco apetito o bien apetito en exceso, gastritis e inflamación de los tejidos.

Ya hemos hablado anteriormente de los tres doshas Vata, Pitta y Kapha. Pues cada uno de estos humores tiene sus tendencias cuando se trata del agni. A continuación, os explico las cuatro variedades de agni en función de las alteraciones de dosha.

Sama agni (metabolismo regular)
Cuando los doshas están en equilibrio según la constitución natural (prakruti) de la persona, agni es estable. Una persona con un agni equilibrado puede comer prácticamente todo sin sufrir indigestión o molestias, incluso las comidas no saludables como los alimentos fritos y procesados. Las personas con sama agni gozan de claridad mental, calma y una auto-conciencia elevada

Vishama agni (metabolismo irregular)
Vata representa todo lo que es el cambio. Vata agravada supone tener un agni que se somete a cambios drásticos, provocando un apetito irregular, una digestión variable, distención abdominal, indigestión, gases, retortijones y estreñimiento. Incluso una pequeña cantidad de comida puede provocar gases intestinales. A veces la persona puede llegar a sufrir de diarrea como consecuencia. Todo esto a medio y largo plazo puede llevar a la sequedad de la piel, problemas en las articulaciones, ciática, dolor lumbar, insomnio, inseguridad, miedo y otros problemas neurológicos y mentales. La calidad fría de Vata ralentiza el agni y el metabolismo. Síntomas como la boca seca, espasmos y otras enfermedades de carácter Vata surgen por un agni irregular. La persona suele tener una preferencia por comidas fritas, calientes y picantes.

Tikshna agni (agni agudo)
Debido las propiedades calientes, punzantes y agudas de Pitta dosha, agni puede volverse intenso cuando sube Pitta dosha. Como esto lleva al hípermetabolismo, la persona deseará comer grandes cantidades de comida con frecuencia, para luego sufrir de labios, paladar y garganta secos, dolor de estómago, sofocos e indigestión ácida. Las cualidades de calor, líquido y acidez de Pitta pueden llevar a gastritis, hipoglicemia, colitis, disentería, así como dolor en el hígado, náuseas, vómito y problemas inflamatorios. Este tipo de agni puede llevar al enfado, el odio y la envidia. Personas con tikshna agni tienen un deseo hacia los alimentos dulces. Según el ayurveda, la mayoría de los problemas de Pitta dosha provienen de tikshna agni.

Manda agni (agni bajo)
Las características de agua y tierra de Kapha dosha representan la pesadez, la lentitud y el frío, contrarias las propiedades de agni. Como resultado, un exceso de Kapha puede llevar a un metabolismo lento. Una persona con manda agni puede estar unos días sin comer y sólo tomando agua, y aún gana peso. Por otro lado, le cuesta hasta digerir un plato de comida normal y saludable e incluso sin comer siente pesadez en el estómago, frío, congestión y tos. Esto lleva a síntomas y enfermedades como el exceso de saliva, la pérdida del apetito, alergias, náuseas, edema, obesidad y diabetes. Las personas son manda agni duermen en exceso y tienen la piel fría y húmeda. A nivel mental sufren de apego,codicia y un carácter posesivo. Hay un deseo hacia alimentos calientes, agudos, secos y picantes. Casi todos los problemas de Kapha dosha tienen su origen en un agni lento.

Cuando en G&Y diseño los programas de nutrición & détox, miramos antes que nada el estado del agni para determinar qué herramientas utilizar para equilibrarlo. Es importante incorporar hábitos compatibles contigo según tu constitución ayurvédica, una dieta con platos que constan de los 6 sabores (dulce, salado, ácido, picante, amargo y astringente), aparte de buenas rutinas en armonía con tu entorno directo, la zona en la que vives, la temporada y tus circunstancias, pues no un plan de nutrición & estilo de vida para una persona que trabaja por turnos, variando de mañana a noches no será igual que el de una persona que trabaja de lunes a viernes de 9h a 18h.

Si quieres saber más acerca de tu agni y los métodos y herramientas que te llevarán hacia una vida más sana y equilibrada, contacta conmigo para que te cuente qué puede hacer el ayurveda por ti.

No Comments

Post A Comment